Una de las principales preocupaciones de los trabajadores a la hora de iniciar una relación laboral con una empresa, reside en el contrato que esta va a realizar. En el caso de España, existen varios tipos de contrato laboral y cada uno guarda su importancia según el supuesto en el que se aplique. Es vital que a la hora de fijar este acuerdo se reflejen con precisión factores como los datos personales, el salario a recibir, la duración de este o la jornada laboral que va a realizar el trabajador. En Taurias queremos ayudarte y asesorarte explicándote los tipos de contrato que encontramos y cuáles son sus características.

 |Contrato indefinido|

 

El contrato de tipo indefinido es aquel que se liquida sin una limitación temporal impuesta, es decir, no tiene una duración fijada. En ciertas ocasiones, se puede realizar únicamente de forma verbal, aunque también por escrito, lo cual se recomienda ya que la formalización del mismo queda plasmada en un documento y se atiene por tanto a la legalidad.

En el caso de la contratación indefinida, la ley establece que “todo contrato se considerará celebrado indefinidamente y a tiempo completo a menos que se demuestre la naturaleza temporal o a tiempo parcial de los servicios”. Además, aquellos contratos que se hayan establecido mediante fraude o aquellos de duración indeterminada que superen la máxima duración fijada para los contratos temporales, pasarán a ser considerados como contratos de duración indeterminada.

Los contratos indefinidos guardan una serie de ventajas tanto para el empleado como para el empleador. Ambos cuentan con beneficios de diferente naturaleza, ayudas y deducciones fiscales que varían en función del tipo de trabajador que haya sido contratado. No obstante, aunque este tipo de contrato es el que pretende ser más estimulado, lo cierto es que los datos de empleo evidencian que a día de hoy es el que menos se emplea.

No obstante, tanto las empresas como los trabajadores deben tener en cuenta que -salvo en los casos de los subtipos de contrato de interinidad, formación o relevo- se procederá a este tipo de contrato siempre y cuando se superen los dos años de actividad comercial en el seno de una misma empresa.

 

¿Qué tipos de contratos podemos encontrar dentro de esta categoría? 

 

 Contrato Fijo Discontinuo

Es un tipo de contrato sin duración determinada que se utiliza principalmente en aquellos casos en los que el trabajador se necesita para cubrir un puesto durante una temporada y por lo tanto la actividad laboral no se va a desarrollar durante todo el año. Es decir, se acuerda para realizar un trabajo fijo y estable pero discontinuo en el tiempo.

 

 Contrato Indefinido para Personas con Discapacidad

Este tipo de contrato se destina a la contratación de aquellas personas que cuenten con un grado mínimo de discapacidad siempre y cuando sea igual o superior al 33%.

 

 Contrato Indefinido de Apoyo a Emprendedores

Esta modalidad de contrato se utiliza para fomentar tanto la actividad empresarial como la estabilidad laboral en el seno de aquellas empresas que cuentan con una cantidad inferior a 50 trabajadores. En este caso las empresas obtienen una serie de beneficios fiscales por su realización, y el mismo se extiende de manera indefinida y a tiempo completo. Entre dichos beneficios se encuentran deducciones impositivas o en la Cuota de la Seguridad Social. 

 

  |Contrato temporal|

 

Los contratos temporales son aquellos pactos entre empleador y empleados en los que se estipula un periodo de tiempo determinado para la duración de la relación laboral. Dicho contrato puede realizarse a jornada completa o parcial y generalmente dede quedar formalizado por la vía escrita. No obstante, algunos de ellos bajo ciertas condiciones pueden darse de manera oral, aunque no es lo que recomendamos.

En este tipo de contrato debe constar el número de horas diarias, semanales o mensuales de trabajo así como su distribución. Si no constan estas exigencias, el contrato se presumirá celebrado a jornada completa salvo que quede acreditado el carácter parcial de los servicios.

Los periodos de prueba serán variables y depende del tiempo de contratación que haya sido estipulado y en la mayoría de los casos las prórrogas están permitidas.

 

¿Qué tipo de contratos temporales existen? 

 

 Contrato por Obra o Servicio

Es un contrato establecido para la realización de una obra o un servicio diferente a la actividad de la propia empresa. Aunque su duración en principio no está determinada, no se puede extender más allá de los tres años. Se puede dar a tiempo parcial o completo y en el momento en el que se de la terminación del mismo, el trabajador debe recibir una compensación que equivalga a la parte proporcional de la cantidad que resulte del pago de doce días de salario por cada año que haya estado prestando su servicio.

 

 Contrato Eventual

El contrato eventual tienen una duración máxima de seis meses dentro de un mismo año. Se ejecuta en aquellos momentos en los que o la empresa o el empleado necesita una ayuda temporal debido a situaciones no previstas en las que se requiere una mayor cantidad de trabajadores de lo habitual.

 

 Contrato de Interinidad

El contrato de interinidad tiene como objetivo principal la cobertura o sustitución de un puesto vacante temporalmente. La duración del contrato cubre el tiempo de ausencia del trabajador o vacante a sustituir. Suele realizarse ante la solicitud y concesión de bajas laborales a empleados, vacaciones de éstos o mientras se está realizando un proceso de selección para cubrir la vacante. Los casos más comunes en los que se realiza con aquellos en los que se debe cubrir una baja por maternidad, excelencia o enfermedad. 

 

 Contrato de Relevo

Esta modalidad de contratación se emplea en aquellas situaciones en las que es necesario sustituir por un período determinado a una persona dentro de una empresa, la cual posee una reducción de jornada debido a la jubilación parcial. De este modo, el contrato se realiza para cubrir la parte de la jornada correspondiente a la que deja de ejercer el trabajador sustituido.

Hay que tener en cuenta que este tipo de contrato se celebra cuando la persona que accede a la jubilación parcial cuenta con una reducción de jornada de hasta el 75% y siempre y cuando se cumplan los requisitos marcados por la Ley General de la Seguridad Social.

La reducción tanto de jornada como de salario puede alcanzar el 75% en los casos en los que el contrato de relevo se establezca a jornada completa y tenga una duración de carácter indefinido.

 

 Contrato de Formación y Aprendizaje

Este tipo de contrato  se destina a aquellos trabajadores que sean mayores de dieciséis años y menores de veinticinco, que no cuenten con una calificación profesional reconocida. Este limite de edad no se aplica en aquellos casos en los que el contrato se realice con personas discapacitadas o que pertenezcan a grupos en riesgo de exclusión social.

La duración mínima del mismo es de un año y no se podrán superar los tres años. Su función principal es permitir una alternancia entre actividad laboral y formación, con lo que se pretende aumentar la inserción laboral a la vez que se otorga la debida formación que permita ejercer adecuadamente. La retribución no ha de ser menor que el salario mínimo interprofesional, siendo pactada por convenio.

El tiempo de trabajo efectivo debe poder compatibilizarse con las actividades formativas y no puede ser superior al 75% dentro del primer año ni al 85% en el segundo y tercer año. Además, las horas extraordinarias estaño prohibidas así como los trabajos nocturnos o por turnos.

 

 Contrato de Prácticas

De manera semejante al contrato de formación y aprendizaje, el contrato de prácticas se realiza bajo la pretensión de mejorar la cualificación y competencia profesional del empleado de cara a ejercer de manera eficiente. Se vincula a una formación específica, ofreciendo experiencia en el sector a la vez que permite una mejor comprensión de los contenidos formativos. La retribución viene fijada por convenio, sin que sea posible que sea inferior al 75% de lo que recibiría un trabajador en el mismo puesto.

No se permiten que transcurran más de cinco años desde que se finalizan los estudios correspondientes y se inicia dicho contrato. De igual manera su duración no puede ser inferior a seis meses ni superior a dos años. Dentro de este límite, el convenio colectivo del sector puede determinar la duración del contrato atendiendo tanto a las características del mismo como a la actividad que se va a realizar.

 

Desde nuestra asesoría laboral Taurías esperamos que te haya servido nuestro post. Puedes dejarnos en los comentarios que tipo de contrato crees que es el más beneficioso. Si tienes alguna duda o consulta no dudes en ponerte en contacto con nosotros y te ayudaremos en todo lo que sea posible.

¡Nos leemos!