Adquirir una vivienda es una de las inversiones más grandes a las que se puede enfrentar una persona a lo largo de su vida. Se trata de una operación arriesgada y es importante contar con buena información para no dar pasos en falso.Debemos asegurarnos de que la casa que vamos a comprar cuenta con todos los requisitos que deseamos.

Es cierto que el primer paso es obviamente la búsqueda de dicha vivienda. Hoy en día se conocen numerosos portales y vías para hacerlo de una forma visual y segura para el comprador. Usemos la forma que sea, debemos comprar opciones de forma exhaustiva y ejecutar una búsqueda lo más completa posible y ajustada a nuestras posibilidades.

 

¿Casa nueva o de segunda mano?

 

Antes de los primeros pasos debemos decidir si queremos comprar una vivienda nueva o por el contrario, una de segunda mano. Para tomar esta decisión hay que tener en cuenta varios aspectos. En primer lugar, tener claro que las casas nuevas no van a necesitar que se realice una reforma y además estarán libres de cargas administrativas. Por otro lado, todas sus instalaciones estarán nuevas y no sufrirán problemas de desgaste por el uso.

Aun así, las viviendas nuevas contarán con gastos de comunidad más elevados ya que suelen ser lugares que ofrecen servicios adicionales como pistas de pádel, piscinas, jardines…Por ello en principio las casas de segunda mano suelen salir más baratas. En este punto recomendamos contar con un experto que pueda evaluar cuál es el estado real de la vivienda, si tiene cargas económicas o si se necesitará una gran reforma.

En caso de la vivienda nueva habría que comprobar si la licencia de obras ya ha sido concedida, si ha sido iniciada su ejecución o si está pendiente de solicitarse. Los impuestos también juegan un papel importante ya que varían según el tipo de vivienda que queramos comprar. En el supuesto de las nuevas se va a aplicar el IVA del 10% junto al Impuesto de Actos Jurídicos Documentados. En las viviendas de segunda mano pagaremos el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales junto a los gastos que surgen a raíz de la gestión administrativa.

 

Primeros pasos a seguir

 

Te contamos cuáles son los primeros pasos a seguir para comprar tu vivienda:

  • Ten en cuenta la ubicación de la vivienda. Sopesa si se encuentra en una zona que te interesa, si cuenta con buenos servicios y cómo está comunicada con la red de transportes.

 

  • Elabora un presupuesto. Te ayudará a determinar cuál es el precio máximo que estás dispuesto a pagar por una vivienda que cuente con los requisitos importantes para ti.

 

  • Visita la vivienda en momentos distintos del día para comprobar su estado en diferentes condiciones de luz y temperatura.

 

Tasación de la vivienda

 

Antes de decidir por la vivienda, solicitaremos que se tase par conocer cuál es su valor real, valor indispensable para que nos concedan una hipoteca. Las comunidades autónomas suelen fijar el precio mínimo al que se puede vender la vivienda para así evitar el fraude que puede suponer escriturarlo por un valor inferior. Dicho precio mínimo es calculado teniendo como punto de referencia el valor catastral, al que aplicaremos un coeficiente corrector que dependerá de la ubicación, la antigüedad,…

 

El documento de arras y las escrituras

 

Cuando firmamos el entrado privado, solemos dar una cantidad de dinero parte del precio total como »señal». Esto se conoce como arras. y vinculan a ambas partes.Podemos encontrar distintas variedades de documentos de arras, sabiendo que el más habitual es el documento de arras penitenciales. Lo que fija este tipo de arras es la pérdida de la cantidad que se entrega a cuenta del comprador si este incumple o la devolución del doble de dicha cantidad por el vendedor en el caso de que fuese él el que incumple.

Si hablamos de las escrituras, es cada vez más común que el vendedor del inmueble solicite un tiempo de permanencia en el mismo después de firmar la escritura pública de compraventa. Se hace con el fin de poder mudarse a la vivienda que puede estar en obras o incluso en construcción.

Si se da este caso, debe estudiarse el supuesto que más nos interesa, teniendo además en cuenta si hemos adquirido una hipoteca ya que en ese caso pactaremos la repercusión de los gastos que conlleva desde la compra de la vivienda.

Una vez en la notaría para la firma de la escritura pública de compraventa, aconsejamos que en los días previos adquiramos un borrador de dicha escritura para revisarla. Así acudiremos a la firma con parte del trabajo hecho y solo tendremos que comprobar que todo esté puesto conforme a lo que hemos ido acordando a lo largo del proceso.

 

Los trámites y gastos posteriores

 

Una vez que tenemos firmada la escritura de compraventa:

  • Pagaremos los impuestos e inscribiremos el inmueble en el Registro de Propiedad. Es importante que consultemos a una notaría para conocer los plazos y evitar que nos sancionen o perdamos derechos. Esta tramitación podemos encargársela también al notario que va a proceder al envío al Registro de la Propiedad de una copia electrónica autorizada de la escritura para su inscripción. Más tarde nos entregará una copia de la escritura en papel oficial con todos sus justificantes y sus facturas.

 

  • Pondremos a nuestro nombre los suministros relacionados con la vivienda.

 

  • Es crucial que conservemos todos los documentos, facturas, justificantes y papeles sobre la adquisición.

Aquí no acaba todo ya que posteriormente habrá una serie de gastos que tenemos que asumir. Uno de ellos es la minuta notarial, que es la factura del notario por sus honorarios. Por otro lado la minuta registran, factura del registrador de la propiedad por inscribir la escritura y la minuta gestora, factura del gestor cuando realiza los trámites. Como ya hemos mencionado antes existen impuestos como el IVA, el impuesto de Actos Jurídicos Documentado, el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales o el IRPF. Todos ellos debemos pagarlos también.

Esperamos que os haya sido útil el post de hoy. En Taurias te ofrecemos nuestra ayuda para todos los trámites relacionados con la adquisición de la vivienda. ¡Ponte en nuestras manos!